Herbert 🐰 adora a los zorros y se fabricó un par de orejas para parecerse a ellos. Pero mamá no entiende por qué no puede ser simplemente un buen conejo.
Un libro que invita a convivir pacífica y respetuosamente con el otro 🦊
Revelador cuento que nos interpela como lectores y nos hace reflexionar sobre las relaciones humanas basadas en la aceptación del otro tal cual es, cualquiera sea su condición racial, sexual, física, etc.
Una historia para aceptar la diversidad y amar a las personas con el corazón abierto.
👉🏻 Conceptos destacados: integración, diversidad, identidad de género, enfoque de derechos, aceptación, respeto
▫️Libro infantil tapa dura
▫️ 24,5 x 20 cms.
▫️interior couché opaco 170 gs.
▫️32 págs.
▫️ Desde los 5 años con lectura asistida 👧🏻🧒🏼

 

“Herbert ama a los zorros. Herbert adora tanto a los zorros, que hasta se fabricó un par de orejas rojas. Los conejos no tienen orejas cortas y puntiagudas- le dijo riendo su madre. A regañadientes, Herbert tuvo que nuevamente mostrar sus orejas de conejo”

Cuento "Herbet"

$12.250
Cuento "Herbet" $12.250
Entregas para el CP:

Medios de envío

Herbert 🐰 adora a los zorros y se fabricó un par de orejas para parecerse a ellos. Pero mamá no entiende por qué no puede ser simplemente un buen conejo.
Un libro que invita a convivir pacífica y respetuosamente con el otro 🦊
Revelador cuento que nos interpela como lectores y nos hace reflexionar sobre las relaciones humanas basadas en la aceptación del otro tal cual es, cualquiera sea su condición racial, sexual, física, etc.
Una historia para aceptar la diversidad y amar a las personas con el corazón abierto.
👉🏻 Conceptos destacados: integración, diversidad, identidad de género, enfoque de derechos, aceptación, respeto
▫️Libro infantil tapa dura
▫️ 24,5 x 20 cms.
▫️interior couché opaco 170 gs.
▫️32 págs.
▫️ Desde los 5 años con lectura asistida 👧🏻🧒🏼

 

“Herbert ama a los zorros. Herbert adora tanto a los zorros, que hasta se fabricó un par de orejas rojas. Los conejos no tienen orejas cortas y puntiagudas- le dijo riendo su madre. A regañadientes, Herbert tuvo que nuevamente mostrar sus orejas de conejo”